Es hora de medir el Tiempo; Facebook crea el Flick

El tiempo es el hilo conductor que nos lleva del pasado que ya fue al futuro que vendrá; es un concepto tan cotidiano que muchos lo transitamos sin cuestionarlo. Sin embargo, a lo largo de la historia, filósofos y científicos han tratado de entenderlo desde distintos enfoques sin lograr hasta el día de hoy una teoría consensuada ni única definición.


Escritores como Charles Dickens y Lewis Carroll exploraron con sus personajes la idea de viajar en el tiempo; a distantes instantes anteriores y realidades utópicas posteriores. Sin embargo, sólo los protagonistas imaginarios de ciencia ficción han logrado tan anhelado súper-poder. Hasta el momento, toda evidencia indica que el tiempo viaja en una sola dirección y nosotros evolucionamos como consecuencia de su paso; no hay saltos, no hay pausas, no hay retrocesos… pareciera que el tiempo es inalterable.


Desde la época antigua el hombre se ha sabido dependiente de él y ha aprendido a contarlo según las actividades que le ocupan. Al sembrar y cosechar medimos el tiempo en estaciones, el nacimiento de un bebé se espera en semanas, si miramos las galaxias hablamos de eones, un partido de futbol esta jugado en segundos, para celebrar un aniversario expresamos el tiempo en días, un atleta olímpico sabe que la medalla se obtiene en milisegundos, la vida misma utiliza los años y un pastelero obedece estrictamente a los minutos. Según la necesidad es la medida. Según el sapo, la pedrada.


Con el avance de la tecnología y la necesidad de perfeccionar la nitidez del multimedia que consumimos, Facebook requirió una nueva unidad de tiempo. En Octubre de 2016, Christopher Horvath, ingeniero de dicha compañía, sugirió la necesidad de inventar el flick, una medida que dividiera con un número entero los cuadros (frames) de un video. En enero de 2018 Facebook anunció su creación, el cual equivale a un 705,600,000ésimas de segundo; un poquito más que un nanosegundo y menos que un microsegundo.

Esta extraña cifra, al ser un múltiplo exacto de las frecuencias 1/24, 1/25, 1/30, 1/48, 1/50, 1/60, 1/90, 1/100 y 1/120 Hz hace más preciso y fácil el trabajo de programación y edición multimedia; evitando pérdida de información o cuadros desfasados. Por ejemplo, si un cuadro es de 1/24avo de segundo, es más sencillo hacer la programación para 29,400,000 flicks que de 0.04166666666666… segundos; el número de flicks sin decimales evita el redondeo, aumentando la resolución y sincronización.


Así que la próxima vez que disfrutes de algún videojuego, un producto de realidad virtual, cuando bajes videos o escuches música, recuerda que detrás de esos formatos existe un esqueleto configurado en flicks que permite que la experiencia sea de mayor calidad.

Existen otras exóticas y anecdóticas medidas; una de ellas es el jiffy, que es el tiempo que tarda la luz en viajar 1 centímetro en el vacío y que los ingenieros eléctricos usan para medir los ciclos de corriente alterna. También esta el shake que no tiene nada que ver con las malteadas sino con lo que tarda un neutrón en desprenderse durante una reacción nuclear. Dejando a los científicos de lado te presento al .beat que equivale a 1 minuto con 26.4 segundos y fue creado en 1998 por la compañía suiza de relojes Swatch con la idea de dividir al día en 1000 partes iguales y evitar los husos horarios.


Así que a pesar de ser el mismo tiempo para todos, y que cada quien tiene igualmente 1,440 minutos finitos en un día, la manera de medirlo cambia según la precisión que cada uno requiera. Pero también, a veces, se vale no medirlo y disfrutarlo sin limites; por que la forma en que decidas dividirlo es tan solo una excusa para hacerlo tuyo, una estrategia inventada para domarlo.


El tiempo avanza y le es irrelevante nuestra manera de interpretarlo, es tan obstinado que ni podemos deformarlo.


Tú, ¿cómo mides tu tiempo, cómo prefieres seccionarlo para aprehenderlo mejor?

11 vistas
 
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook

©2019 by Carol Perelman. Proudly created with Wix.com