Ya llegó el cometa NEOWISE, de los más brillantes de nuestros tiempos

Decía mi abuela que habían tres cosas que podemos ver sin cansarnos: las olas del mar, las llamas de una fogata y las estrellas en el firmamento. Sin duda tenía razón. El tiempo pasa a otra velocidad cuando contemplo cualquiera de estas tres.


En estos días pandémicos de verano, en que no es fácil admirar el espumoso oleaje marino o estar cerca del fuego para meditar frente a su resplandor, podemos al menos asomarnos y mirar al cielo. Aprovechar el cielo estrellado que cada noche nos deleita para cambiar un poco el ánimo covidizado. Pero esta ocasión astronómica merece hacerlo, es sumamente especial. Desde que el cometa Hale-Bopp nos visitó en 1997 no habíamos tenido cerca un cometa así de brillante y luminoso. Las redes sociales se están plagado de fotos espléndidas, incluso de las tomadas por los astronautas de la Estación Espacial Internacional.


El 27 de marzo de este año, la NASA descubrió un nuevo cometa que se avecinaba y llamó C/2020 F-3 NEOWISE. Lo increíble, es que el cometa, que podrá verse en el Hemisferio Norte y mide 5 kilómetros de diámetro, nos visitará de nuevo dentro de 6,800 años; por lo que podemos aseverar con seguridad, que es nuestra única oportunidad de disfrutarlo. La vez anterior que pasó por nuestro Sistema Solar lo admiraron los habitantes de la legendaria civilización de Mesopotamia.


A pesar de que el cometa NEOWISE puede verse a simple vista, es mejor usar un telescopio sencillo o unos binoculares para admirar su ostentosa cola de hielo. Para encontrarlo, es preferible estar en un lugar con poca contaminación lumínica y cielo despejado, aproximadamente una hora después de la puesta de sol. Mirar hacia el noroeste, unos grados arriba del horizonte, cerca de la Osa Mayor. Ahí, verás como una estrella borrosa, difusa, con una cola polvosa. Con buenos binoculares, y mucha suerte, le verás un resplandor azul de material que se desprende de la cola. Como un vaporoso velo de novia. Hasta hace unos días solo se veía en la madrugada, justo antes del amanecer, pero a partir del lunes 13 de julio se puede ver con claridad un rato después de que se pone el sol.


Para nuestra fortuna, NEOWISE pasó cerca del Sol el 3 de julio, antes de acercarse a la Tierra, haciendo que parte de los materiales de su superficie se vaporicen con el calor y su cola luzca aún más grandiosa. En estos días, estará cruzando a más de 100 millones de kilómetros de la Tierra, su punto más cercano, en el cual los científicos analizarán su composición para tratar de entender mejor los secretos del origen del Universo. Entonces, tendremos la mejor visibilidad, el 23 de julio. Luego, NEOWISE seguirá con su trayectoria para alejarse y seguir su largo viaje por el Universo. Lo extraordinario es que justo cuando el cometa abandone el Sistema Solar, a mediados de agosto, comenzará la lluvia de estrellas más activa y espectacular de cada año: los meteoritos de las perseidas.


Cuando un fenómeno se repite cada 6,800 años te pone en perspectiva por un lado, la insignificancia de nuestra existencia, y por otro, lo relevante que se torna ser testigos. Nunca dejes de mirar al cielo, la bóveda celeste no deja de ser hermosa, llena de secretos fascinantes. Espero te animes a conocer a NEOWISE. Una experiencia única.


178 vistas
 
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook

©2019 by Carol Perelman. Proudly created with Wix.com