Las pruebas y ómicron, y qué hacer si estas positivo

En estos días en que estamos viendo un aumento importante de casos por COVID-19 en México, más de 250% respecto a la semana pasada, es fundamental no solo recordar qué debemos hacer sino también actualizarnos, ya que mucho de lo que hacíamos con otras variantes no sigue tan vigente frente a la variante ómicron.


Hoy, con el estimado de varios como el IQ Alejandro Cano, de que 1 de cada 60 mexicanos tienen COVID-19 activo, si tienes síntomas estilo gripales: con dolor intenso de garganta, dolor de cabeza, escurrimiento nasal, algunos síntomas gastrointestinales, tos seca, fiebre, dolor de espalda baja, o bien, si estuviste en contacto con alguien positivo: considérate con COVID-19 hasta no demostrar lo contrario, y aíslate.


El epidemiólogo Michael Mina ha publicado que los síntomas en personas vacunadas aparecen antes de que exista suficiente carga viral para ser detectada en pruebas, ya que los síntomas son un efecto de la activación de nuestro sistema inmunológico. Es por ello, que si tienes alguno de los síntomas mencionados, aunque sean leves, y estas vacunado, espera 2 días para hacerte la prueba. De esta forma evitas tener resultados falsamente negativos.


Sabemos que las pruebas de PCR son mucho más sensibles y específicas, tienen mejor precisión que las de antígeno, sin embargo también son mas caras y tardan más en darnos un resultado. Por ello muchos preferimos la de antígeno pero para usarlas correctamente hay que entender cuándo y cómo funcionan para interpretar correctamente los resultados, especialmente luego de que ómicron ha cambiado su preferencia por infectar con mayor afinidad las vías respiratorias altas (bronquios) y mucho menos al pulmón (razón por la cual los pacientes están requiriendo menos oxígeno suplementario y ventilación mecánica que con otras variantes).


Y no es de sorprender que en los últimos días han surgido diversos estudios que apoyan lo que varios pacientes y médicos han reportado: que la prueba rápida de antígeno detecta mejor al virus cuando se realiza el muestreo en garganta que cuando se realiza en nariz. Incluso, un reciente estudio encontró que una muestra en garganta sale positiva 1-3 días antes de que esté positiva en nariz. Por ello la importancia de tomar la muestra de preferencia en ambos sitios. Una prueba negativa tomada los primeros días de la infección sólo en nariz posiblemente sea un falso negativo.


Inicialmente, cuando empezó la pandemia, los protocolos para la realización de pruebas incluían muestreo con hisopo tanto en garganta como en nariz, sin embargo con el tiempo algunos laboratorios notaron que las variantes anteriores se ubicaban principalmente en la zona nasofaríngea y optaron por evitar la toma de muestras en garganta. Sin embargo muchos continuaron tomando ambas muestras, e incluso el Ministerio de Salud de Ontario en Canadá y el Ministerio de salud de Gran Bretaña piden que así se realicen las pruebas.


Hace unos días, un pequeño estudio en Sudáfrica encontró que la variante ómicron era detectada con 100% de positividad en saliva y con 86% en nariz, mientras que con la variante delta la positividad era 71% en garganta y 100% en nariz. Sin duda el virus cambió su preferencia, su ubicación y pues a consecuencia, nosotros debemos de cambiar la forma de buscarlo. Y claro, no está de más recalcar que la garganta esta impregnada de saliva por lo que es ahí donde debiéramos buscarlo.


Algunos me preguntan sobre las pruebas de saliva donde se evita el desagradable hisopo, porque se pide a la persona que solo escupa en un frasquito, pero desafortunadamente hasta hoy tenemos menos información sobre su utilidad en dar resultados certeros frente a ómicron por lo que es difícil emitir una recomendación. Conocemos más sobre las de antígeno rápido con hisopo.


Con todo esto hoy, si sales positivo en prueba rápida de antígeno hecha con hisopo, debes de considerar que tienes COVID-19 y aislarte. Sin embargo, las pruebas de antígeno no son perfectas y sí mostraron en un reciente estudio que tienen menor sensibilidad frente a ómicron, que para detectar otras variantes. Por lo que si te haces una prueba de antígeno y estás negativo, es preferible que te realices una PCR.


En resumen, si estuviste en contacto con alguien con COVID-19 o tienes síntomas considérate positivo hasta no demostrar lo contrario. Si estas vacunado espera dos días desde el comienzo de síntomas o bien 3-5 días desde la exposición, y haz una prueba de antígeno con toma en garganta y nariz (ya que hacerla sólo en nariz podría dar un falso negativo). Si estas positivo pues te ahorraste la PCR. Aíslate. Si sales negativo haz una PCR para descartar.


Una vez aislado cuenta diez días desde el inicio de síntomas, y aunque te sientas bien mantén el aislamiento para cortar la cadena de contagios. Quizás es relevante mencionar que países como Gran Bretaña están aceptando una prueba de antígeno negativa al día 6 y al día 7, dos consecutivas negativas, para salir del encierro, luego de que se ha encontrado que las pruebas de antígeno son excelentes para detectar infecciosidad por salir positivas principalmente durante el periodo más contagioso (mientras que la PCR puede seguir dando positiva aún después de haberte recuperado). Sin embargo si te aíslas y esperas los 10 días no tienes que hacer ninguna prueba para salir del encierro. Luego de 10 días ya no contagias, no es necesario hacer prueba para verificarlo.


Recuerda que durante el aislamiento debes monitorear que tu oxigenación no disminuya de 92-90%, tomar mucha agua, comer saludablemente, descansar, no auto medicarse, ventilar tu habitación y lavarte frecuentemente las manos. Si la persona que esta aislada con COVID-19 requiere ayuda, el cuidador debe usar cubrebocas y que sea una persona de bajo riesgo de preferencia vacunada.


Algo importante es que para evitar un resultado erróneo en la toma de muestra en garganta, se recomienda no tomar líquidos, fumar, comer o lavarse los dientes 30 minutos antes de realizarse la prueba. Para tomar la muestra párate frente a un espejo y sin tocar dientes, encías o la lengua raspa el fondo de la garganta. Luego, con el mismo hisopo toma muestra en ambas narinas, haciendo círculos en la parte interna de la nariz por 10-15 segundos (no tienes que introducir el hisopo hasta el fondo).


Según infectólogos, ómicron es posiblemente el virus más contagioso conocido para la humanidad, incluso más que el hasta ahora más contagioso que es el sarampión, por ello, en esta ola debemos de extremar nuestras precauciones, cuidando especialmente a los más vulnerables y a los no vacunados. Este virus puede causar infección con menos tiempo de exposición, con menos dosis viral. Sabemos que aunque es otra variante y esté dando casos de COVID-19 más “leves” (en parte por la biología del virus pero también porque somos más los que tenemos inmunidad gracias a las vacunas) éste sigue siendo el mismo SARS-CoV-2 que se propaga principalmente por vía aérea, por lo que en especial en estas próximas semanas es esencial que mejores la calidad de tu cubrebocas a uno de alta eficiencia como KN95 o N95 o bien el uso de doble cubrebocas, uno de tela bien ajustado sobre uno quirúrgico. Usar sólo uno de tela no es suficiente. Limita tu exposición y procura estar en espacios ventilados. Y si no lo has hecho, vacúnate.


Más contagios se traducen en disrupciones al funcionamiento de la sociedad, con escasez no sólo en pruebas sino también en personal, a tener una posible saturación hospitalaria por la cantidad de casos y a la posibilidad de tener más variantes del virus, ómicron no tiene porque ser la última. Pero además, a nivel personal, contagiarte, aún siendo el COVID-19 por ómicron más “leve”, conlleva un riesgo latente de hospitalización y de tener posibles secuelas de Long COVID. Así que evita contagiarte. Y si estas contagiado evita que otros se contagien. Ómicron causa olas rápidas, muy altas y estrepitosas, pero esperemos cortas; sin embargo ómicron no está solo. Siguen existiendo delta y otros virus que pueden dar co infecciones como el Virus Respiratorio Sincicial, las gripas comunes y la Influenza. La buena noticia es que frente a todos ellos, las mismas medidas funcionan sin problema.


Sin duda, de los dos años que llevamos de pandemia, ahora es el momento en que es más difícil no contagiarnos, pero definitivamente no es imposible. Ya contamos con las herramientas necesarias para lograrlo; ya has llegado hasta hoy. Sin embargo el lograrlo sigue estando en cada uno de nosotros, en las decisiones que como personas, jefes de familia, lideres, responsables en una comunidad, miembros de la sociedad, vamos tomando.


Decide no salir de casa si no es esencial. Evita una junta presencial que puede ser por zoom. Refuerza los esfuerzos.


Cuídate. Por ti, y por la salud de todos.










31,445 vistas6 comentarios