La Ciencia es un Derecho Universal

Actualizado: 9 de nov de 2019


El ser humano, desde que nace, tiene derechos inherentes a su condición de ser que le brindan dignidad y libertad. En 1948, la Asamblea General de la ONU firmó la Declaración Universal de Derechos Humanos como idea común de garantizar y procurar los derechos del hombre por un mundo de justicia y paz.

En el artículo 27 de dicha Carta Magna, se especifica que toda persona tiene derecho a participar en el progreso científico y en el beneficio que de él resulten. Por tanto, el acceso a la ciencia y a sus aplicaciones es un Derecho Universal. En estos días, Lidia Brito, directora de ciencia de la oficina regional de la UNESCO para América Latina y el Caribe ahondó en esta tema explicando que el derecho a la ciencia es un derecho habilitador. Es decir, que cuando una persona logra hacer suyo, no sólo el conocimiento sino también el pensamiento lógico y critico fundamentales del quehacer científico, podrá exigir, disfrutar y garantizar; para sí mismo y su comunidad, otros derechos universales que quizás de otro modo serían difícil de buscar y apropiar.

Como ciudadanos del mundo, y en todos los ámbitos sociales organizados como la familia, las instituciones y los países; así como tenemos derechos también tenemos obligaciones. Para ello recordaré un concepto judío y uno católico. ¿Cuáles son nuestras obligaciones como ser humano?

Según la tradición judía, nuestra misión en este mundo se resume en el concepto de Tikun Olam (reparación del mundo); esta idea viene de un cuento místico en donde cada ser humano debe recoger un fragmento de “luz perdida” para entre todos recuperarla y restaurar el mundo. Es una misión cósmica que va más allá y habla de la obligación individual para un bien colectivo.

Por otro lado, en la Carta Encíclica Laudato Si del Santo Padre, el Papa Francisco emitida en 2015, el líder religioso enumera las peticiones de sus antecesores y reconoce el poder del hombre con el objetivo de lograr unir a la humanidad por una misma preocupación: cuidar la Casa Común. Este concepto tan poderoso de llamar a La Tierra la Casa Común nos obliga a reflexionar sobre nuestro quehacer cotidiano en el ambiente doméstico del que somos parte y hace un claro llamado al compromiso de la convivencia fraternal y a la responsabilidad colectiva por el entorno que nos protege.

Evidentemente el llamado a cuidar la madre tierra, que supera en longevidad al ser humano como especie y ha permitido el desarrollo de la vida como la conocemos, es una obligación obvia y redundante para quienes no se identifiquen con ninguna de las ideas espirituales antes descritas.

Así que continuaré bajo la premisa que todos y cada uno de nosotros sentimos (o debiéramos sentir; por razones de origen espiritual, moral y/o científico) una obligación inherente por el entorno que nos alberga.

Sin embargo, muchas veces somos testigos de acciones que atentan contra los derechos y obligaciones fundamentales del hombre: contra los valores que debiéramos todos honrar y representar. En este contexto resalto como ejemplo la decisión tan desafortunada de esta semana del presidente estadounidense que sacó a su país de los acuerdos de París para el Cambio Climático.

Ante este hecho no queda más que pensar que deben existir razones importantísimas, más supremas y primordiales, que justifican la indiferencia ante la evidencia científica y destrozan la aspiración de Tikun Olam en la Casa Común.

Quizás el no gozar de nuestros derechos universales hace que ignoremos nuestras obligaciones como seres humanos. Esta misión colectiva se reduce entonces a un llamado individual donde las acciones de cada uno de nosotros deberá alcanzar resultados exponenciales.

Cómo los mosqueteros: todos para uno y uno para todos.

51 vistas
 
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook

©2019 by Carol Perelman. Proudly created with Wix.com